.

.

search google

.

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!

miércoles, 26 de enero de 2011

Parte Dos -- La saga de Nomi Sunrider -- STAR WARS -- RELATOS DE LOS Jedi

STAR WARS 
  RELATOS DE LOS
 Jedi


Parte Dos
La saga de Nomi Sunrider



Descampado

En un descampado al aire libre sopla un ligero viento.

Nomi: (Riéndose de desesperación) ¿Por qué siempre me pasa esto a mí?
Andur: ¿Cuál es el problema, Nomi?
Nomi: Oh, Andur, acabo de derramar zumo de frutazul en mi blusa nueva.
Andur: (Risas) Bueno, no te preocupes, Nomi. Te compraré una blusa nueva cuando lleguemos al espaciopuerto de Stenness.
Vima: (Su voz suena como de unos 5 años de edad) ¿Me comprarás algo a mí también, Papá?
Andur: ¿Y qué quieres, pequeña Vima?
Vima: Quiero un animal de peluche, muy grande.
Andur: ¿De qué tipo?
Vima: ¡Un cachorro de bantha!
Andur: (Se ríe de nuevo) ¡Bien, bien entonces!
Nomi: Andur, no deberíamos prometer cosas que no podemos permitirnos.
Andur: Vamos, Nomi. Puede que ser un guerrero Jedi no sea el trabajo más lucrativo de la galaxia, pero podemos permitirnos algunos lujos de vez en cuando. Además, donde vamos, no necesitaremos mucho dinero.
Nomi: De todas formas, ¿quién es ese... “Maestro Thon”?
Andur: Un Maestro Jedi que vigila el sistema estelar Stenness.

El chasquido de los pasos de un droide se acerca a la familia.

Tresdé: ¿Amo Andur?
Andur: (A Nomi, continuando su frase anterior) Él será mi próximo maestro.
Tresdé: (Más cerca) ¿Amo Andur?
Andur: Hola, Tresdé. ¿Qué pasa?
Tresdé: Yo tenía razón sobre el hiperimpulsor. Era un excitador iónico quemado. Una vez reemplazado, el Explorador del Lado Luminoso estará listo para partir.
Andur: Gracias, Tresdé. Hay un recambio en la caja de herramientas. Cuando termines, puedes ayudarme a cargar los suministros.
Tresdé: (Marchándose) Muy bien, señor. Sabía que la tormenta magnética que atravesamos dañaría el excitador. El Amo Andur toma demasiados riesgos...
Nomi: ¿Andur, este Maestro Thon es un buen Maestro Jedi?
Andur: Yo… no lo sé, Nomi. Pero estoy seguro de que apreciará esto.

Andur coge una caja y la abre. El débil brillo y el tintineo de unos cristales llena el aire.

Nomi: Oh… ¡¡son preciosos!! ¿Qué son?
Andur: Son cristales de Adegan. Preciosos y difíciles de encontrar. Los Jedi los usan para hacer los mejores sables de luz.
Nomi: Puedo sentir el poder del cristal, Andur. Y también la pequeña Vima.
Andur: La Fuerza es poderosa en ti, Nomi. Podrías ser un Jedi.
Nomi: Sabes que yo soy demasiado tímida. Pero nuestra hija será un gran Jedi algún día, contigo como su maestro.
Tresdé: ¡Maestro Andur, la nave está lista para la partida!

Andur cierra la caja.

Andur: De eso no hay duda. Después de que el Maestro Thon me instruya en los niveles más altos del Camino del Jedi, espero enseñar a mi hija. Pero recuerda mis palabras. Antes, te ayudaré a convertirte en Jedi, Nomi Sunrider...



Explorador del Lado Luminoso — Cabina

Sonidos normales de la cabina.

Tresdé: El hiperimpulsor me indica que está listo para el salto, Amo Andur.
Andur: Bien, Tresdé. Deja que localice la baliza de salto...

La consola emite un pitido.

Andur: Ahh, ah, ya está. Es justo delante. Sé que el viaje hiperespacial lleva funcionando mucho tiempo, pero estas balizas de salto nunca dejan de asombrarme.
Tresdé: Hicieron falta casi 20,000 años para trazar las sendas del hiperespacio con precisión, Amo Andur. Sin estas balizas de salto para guiarnos, un viaje más-rápido-que-la-luz sería demasiado arriesgado.
Andur: Pero con las cartas estelares detalladas y las nuevas computadoras de navegación que se están desarrollando, estas balizas de salto quedarán obsoletas dentro de una generación. Cada nave podrá trazar su propio curso.

Nueva sucesión de pitidos de la computadora.

Tresdé: Aproximándose el umbral de salto, Amo Andur.
Andur: Apagando motores sublumínicos... activando hiperimpulsor... ¡¡ahora!!

El Explorador del Lado Luminoso salta al hiperespacio.



Horas después, en el espaciopuerto de Stenness...

Controlador de Stenness: (Por el comunicador) Espaciopuerto de Stenness a nave entrante. No estamos recibiendo la señal de su teletranspondedor. Por favor, identifíquese.
Satal: (La voz es de un tipo adinerado y aburrido, también por el comunicador) Aquí Satal Keto, a bordo del yate real Krath Enchanter, proveniente del sistema estelar de la Emperatriz Teta.
Controlador de Stenness: Recibido, Krath Enchanter. Por favor declare su carga y destino.
Satal: Estación espacial de Stenness, esta es una nave de placer. No tenemos ninguna carga, y estamos aquí para repostar. Nuestro destino final es la capital de la República en Coruscant.
Controlador de Stenness: Recibido, Krath Enchanter. Tiene permiso para aterrizar en la Bahía de Atraque Cuatro.

El comunicador se apaga.

Gudb: (Una voz rasposa) Hmm... nada interesante en el equipo de escucha. Sólo algunos niños dando un paseo. ¿Algo en la pantalla de rastreo, Quanto?
Quanto: ¿Eh, eh, qué hay de esa nave, Gudb? ¡¡Secuestrémosla!!
Gudb: ¿Cuál? Tenemos cerca una docena de cruceros en nuestras pantallas.
Quanto: ¡¡Ésa, la que se dirige hacia la Bahía de Atraque Seis!! ¡Los sensores dicen que está transportando seis toneladas de especia desde Kessel!
Gudb: Nahhh. La Bahía de Atraque Seis está justo al otro lado del espaciopuerto. No llegaríamos allí a tiempo.
Quanto: Bueno… eh, hay una. ¡Hay una! ¡Acaba de salir del hiperespacio!
Gudb: Nahhh... el escáner no encuentra nada valioso a b... eh, espera un poco...

Gudb ajusta los sensores.

Gudb: Hmm… muuuy interesante.
Quanto: ¿Sí? ¿Qué pasa, Gudb?
Gudb: ¡¡Sí, jajaja, muy bien!! ¡¡Los mooks de esa nave están llevando cristales de Adegan!! ¡¡Será mejor que se lo digamos al jefe!!
Quanto: ¡¡Cristales de Adegan!! Jo, tío, Gudb, cristales de Adegan... nunca pensé que alguna vez vería alguno de es... uh..., ¿eh, Gudb?
Gudb: ¿Sí?
Quanto: ¿Qué son los cristales de Adegan?



Espaciopuerto de Stenness — Salón privado — Momentos después

Bogga: (Un Hutt, con su voz característica) ¿¡¿Cristales de Adegan?!? ¿¿¿Dónde???
Gudb: Justo aquí, jefe. A bordo de la estación espacial. Alguien acaba de atracar su nave. Parece ser un Jedi... lleva un sable de luz, en todo caso... con su esposa y su hija. He hecho que Quanto los siguiera.
Bogga: ¡¡¡Ja, ja, ja!!! ¡¡¡Cristales de Adegan!! Tengo un cliente que me pagará una gran suma por esas preciosidades.
Gudb: Jefe, ¿quieres que yo...?
Bogga: ¡¡Consíguelos, Gudb!! ¡Y Bogga el Hutt te recompensará! Pero ten cuidado. Él es un Jedi.
Gudb: No te preocupes, jefe. Tengo a Quanto y a Rek conmigo. Además, mi pequeño gusano Gorm amaestrado Skritch y yo nos hemos enfrentado a un par de Jedi en nuestra vida. ¿Verdad, Skritch?

Skritch suelta una risita maligna.

Gudb: Y aprendimos uno o dos truquillos...



Espaciopuerto de Stenness — Mercado

Un bullicioso mercado, lleno de gente. Puede oírse una fuente en la distancia.

Computadora: Bienvenidos al Espaciopuerto de Stenness. Las instalaciones portuarias se encuentran en los niveles 23, 24 y 25. Los comedores se encuentran en los niveles 50 a 53. Los burdeles se encuentran en los niveles 54 a 1000.
Andur: Quédate junto a mí, Nomi. Este lugar está terriblemente atestado.
Nomi: No te preocupes.
Comerciante: ¡Psst! Eh, amigo. ¿Le interesa un poco de ponche Norvaniano?
Andur: No, gracias.
Comerciante: Tengo seis cajas a la venta, muy baratas.
Andur: No, gracias.
Comerciante: (Choca contra Nomi) Perdone...
Nomi: Oh, lo siento...
Andur: Yo llevaré eso.

Andur quita al comerciante lo que este había birlado a Nomi.

Comerciante: ¿Eh?
Andur: El monedero que acabas de intentar robar.
Nomi: ¡¡Es el mío!!
Comerciante: Uh, eh... habrá caído en mis manos por casualidad...
Nomi: ¡¡Eres un ratero!!
Andur: Sal de aquí, antes de que llame las autoridades.
Comerciante: Desde luego...
Vima: (Risitas) ¡Mira que pinta tan graciosa tiene toda esta gente, Mamá!
Nomi: Baja un poco la voz, Vima. Sólo porque alguien tenga tres brazos y una pluma púrpura surgiendo de su cabeza, no significa que tenga una pinta graciosa.
Andur: Este espaciopuerto da cobertura a todo el sistema de Stenness. Está justo en la frontera minera. La escoria de la galaxia pasa por esta estación para robar a los ‘Nessies el producto de sus minas.
Nomi: ¿‘Nessies?
Andur: Así es como los piratas llaman a los nativos del sistema de Stenness. 'Nessies.
Nomi: ¿¿Piratas??
Andur: Efectivamente. Aquí, la mayoría de la gente son piratas.
Tresdé: (En la distancia) ¿Amo Andur? ¿¿¿Amo Andur??
Nomi: Oh, bueno. Aquí viene Tresdé con el almuerzo. La pequeña Vima está hambrienta.
Andur: Comamos rápidamente. Estoy ansioso de terminar nuestro viaje y encontrarme con el Maestro Thon.
Tresdé: Oh, me alegro tanto de encontrarles en esta muchedumbre. Espero que la niña encuentre comestible esta comida, Ama Nomi. ¡Nadie quiso contarme con qué está hecha!

Quanto, uno de los matones de Gudb, golpea a Tresdé en la espalda. El droide cae al suelo, esparciendo el almuerzo por todas partes.

Tresdé: ¡¡Oh, cielos!! ¡¡Me hizo dejar caer la bandeja!!
Quanto: ¡¡Eh, mira por dónde vas, droide!!
Rek: ¡¡Sí, droide, ten cuidado!!
Tresdé: ¡Caramba! ¡No hacía falta eso, señor! ¡Mis sensores me indican que usted y su compañero de varios brazos se desviaron intencionadamente de su camino!
Quanto: ¿Me estás acusando de algo? ¿Droide?

Quanto planta el cañón de un bláster justo en la cara de Tresdé.

Rek: ¡Acaba con él, Quanto! ¡Esta basura espacial volverá a avisar a sus amos de carne y hueso!
Nomi: (Asustada) Andur, creo que esos hombres son...
Andur: (Se levanta) ¡¡Alejaos de ese droide!! ¡Él no os hizo nada!
Quanto: ¿Oh, sí? ¿Quién lo dice?

El alboroto alrededor de ellos se detiene, pero nadie alza un dedo para intervenir. Han visto cosas similares muchas veces con anterioridad.

Gudb: (Apartado a un lado, inadvertido) Eso es, Quanto. Mantenlos ocupados un poco más de tiempo... ¡Skritch, es hora de que prepares tus sacos de veneno! (Risas)

Andur enciende su sable de luz.

Andur: Yo lo digo, alejaos de ese droide. Y suelta el bláster, u os cortaré por la mitad.
Tresdé: ¡¡Amo Andur... detrás de usted...!!
Gudb: ¡¡¡A por él, Skritch!!!

Skritch aúlla, saltando desde Gudb hasta el cuello de Andur, y hunde sus colmillos venenosos en su arteria carótida.

Andur: ¡¡¡¡¡Arrrghhh!!!!!
Gudb: ¡¡A por él!! ¡¡Justo en el cuello!!

Skritch ríe entre sus colmillos.

Nomi: ¡¡¡Andur!!!
Vima: ¡¡¡¡Papá!!!!
Andur: (Débil, esforzándose) Quitádmelo... me está mordiendo... Nomi… ayúdame…

Andur choca contra el suelo. Muerto. Su sable de luz cae rodando.

Nomi: ¡¡Andur...!! (Sollozando) Andurrrr... e... e... está muerto… (Sollozando de forma incontrolada) Habéis matado a mi marido...
Gudb: (Fríamente) Tsk. Tsk. Eso es lo que pasa con los Jedi... tienen que mantener su atención en tantos blancos diferentes. Un pequeño resbalón, y... ¡pfft! ¡Se acabó! Qué vergüenza... ¡¡Ahora dame esos cristales de Adegan!! Luego podrás darle un entierro decente en el espacio.
Nomi: (Aterrada) ¡¡¡No me toques... déjame en paz!!!
Gudb: ¡¡¡Levántate!!! ¡Si nos das los cristales, quizá nuestro jefe Bogga el Hutt no te llevará como esclava a su Barcaza!!

Unos débiles zumbidos surcan el aire... una conmoción que sólo Nomi y Vima pueden oír...

Andur: (Un eco fantasmal) Nomi...
Nomi: (Traga saliva) ¿Qué es esa luz, surgiendo del cuerpo de Andur...?
Gudb: ¿¡¿De qué narices habla, señora?!?
El fantasma de Andur: Nomi, soy yo...
Nomi: Una figura de luz... ¿¿¿A… Andur???
Quanto: ¡Eh, Gudb, no parece que todos sus giroestabilizadores funcionen correctamente! ¡Está hablando sola!
Vima: Mamá... ¿¡¿es ése Papá?!? Es tan brillante...
Nomi: Vima lo ve también...
El fantasma de Andur: No llores por mí, Nomi. No es momento para las lágrimas.
Nomi: ¡¡¡¡¡Pero acabo de verte morir!!!!
El fantasma de Andur: Toma mi sable de luz. Protégete.
Nomi: Pero... ¡¡Pero yo no soy un Jedi, Andur!!
El fantasma de Andur: La Fuerza está contigo...
Rek: ¡¡Demonios, Gudb, todavía está hablándole al aire!! ¡¡Esto se está poniendo muy raro!! ¡Quizá sea mejor que nos larguemos de aquí!
Gudb: ¡Ni hablar, Rek! ¡No sin esos cristales! ¡¡Quanto!! ¡¡¡Quítaselos!!!
Quanto: Bien, señora. Ya oyó a Gudb. Deme los cristales.
El fantasma de Andur: Siente la Fuerza, Nomi. Déjala fluir en tus brazos. Toma el sable de luz.
Nomi: Yo... Yo...

Ella enciende el sable.

Nomi: ¡¡La siento, Andur!!
Gudb: (Como si estuviera hablando con un niño) Bien, señora, suelte el sable muy despacio, y no le haremos daño a usted o la pequeña...
Nomi: (Con una nueva fuerza en su voz) ¡¡¡Atrás!!!
Rek: ¡Mira cómo sujeta ese sable de luz, Gudb! ¿Crees que ella también pueda ser un Jedi?
Gudb: ¡¡¡Jedi o no, estará muerta como su marido Jedi si no nos entrega los cristales!!!
Quanto: Ella no es ningún Jedi. Vamos, señora... (desenfunda su bláster) tiene tres milisegundos para soltar ese mondadientes de diseño, o usted y la niña se convertirán en forraje de Bantha.
Nomi: (El odio llena su voz) Le aviso...
Quanto: Uno...
Nomi: Voy a hacerle daño...
Quanto: Dos...
Nomi: ¡¡¡Bien, entonces!!!
Quanto: ¡¡¡¡¡¡¡¡¡Tr… aaaggghhhhh!!!!!!!!!

Nomi corta a Quanto por la mitad.

Gudb: ¡¡¡Eh!!! ¡¡Ha partido en dos a Quanto!!
Rek: ¡¡¡Pagarás por eso, bruja!!! (Cuchillada del sable) ¡¡Aggh... arrrghghhhh!!!

Rek se une a Quanto en el suelo.

Gudb: (Asustado por primera vez) Oh, no.
Nomi: (Gritando) ¡¡¡¡Dije que me dejaran en paz!!!!
Gudb: Uno contra uno... Creo que no me gustan las probabilidades... ¡¡¡Vamos, Skritch!!! ¡¡¡Larguémonos de aquí!!!

Gudb sale huyendo.

Nomi: (Gritando tras él) ¡¡¡Arrástrate de vuelta a tu agujero del Lado Oscuro, escoria!!! ¡¡¡¡Y dile a tu amo el Hutt que le haré lo mismo a él!!!!

Nomi apaga el sable... y vuelve a la realidad.

Tresdé: (Intimidado) Ama Nomi...
Nomi: Oh... ¿qué es lo que he hecho?
Tresdé: (Risa) ¡Nos ha salvado, Señora! ¡Ha sido maravilloso!
Vima: ¿Mamá?
Nomi: ¡¿¡¿Maravilloso?!?! Yo... ¡¡¡he matado a esos hombres!!!
Tresdé: Cierto. ¿Y puedo sugerir que volvamos a la nave y dejemos este lugar enseguida?



Espaciopuerto de Stenness Suite de Bogga

Bogga: ¡¿¡¿Que habéis qué?!?!
Gudb: Hemos fallado, jefe. No conseguimos los cristales.
Bogga: ¡¡¡Yo no tolero el fracaso, Gudb!!!
Gudb: ¡Matamos el Jedi, de acuerdo, pero entonces esa pequeña mujer indefensa de repente salta y acaba con Quanto y Rek como si nada! ¿¿¿Quién iba a saberlo???
Bogga: Quizá debería usarte para alimentar a mi mascota Katriss.

Katriss es… bueno, una bestia bastante desagradable.

Gudb: ¿¿Qu... qué es eso, jefe??
Bogga: Oh, la recogí en un curioso lago de un planeta no muy lejos de aquí. Es mi pequeña mascota.
Gudb: No tan pequeña.
Bogga: Cierto. Creo que este dragón podría tragarte de un bocado, Gudb. ¡¡¡Y es justo lo que hará si no me traes esos cristales!!!
Gudb: Sin... sin problemas, jefe. Ahora mismo rastrearé su nave. ¿Quieres que envíe un equipo tras ella?
Bogga: Hmmm... No, Gudb. Prepara mi nave privada. Quiero dirigir esto personalmente.



Explorador del Lado Luminoso — Cabina

Nomi abrocha el cinturón de seguridad de Vima. Los motores suenan de fondo.

Nomi: Bien, Vima, ya está todo abrochado.
Vima: ¿Pero dónde está Papá, Mamá?
Nomi: Él... él no vendrá con nosotros, pequeña gema. ¿Está la nave lista, Tresdé?
Tresdé: Preparada, señora. Pero... no tenemos ningún curso trazado.
Nomi: Yo... creo que deberíamos ir donde Andur quería. Para ver al Maestro Thon.
Tresdé: Muy bien, pero me temo que el Amo Andur nunca trazó ese curso en la navicomputadora. Dijo que estaba pilotando sólo con su... eh... percepción.
Nomi: Entonces... entonces tendremos que hacer lo mismo. Yo todavía no entiendo muy bien la Fuerza, pero... la siento. Quizá nos guíe.
Tresdé: Muy bien, Ama Nomi. ¿Uh, a dónde debo, uh...?
Nomi: Por ahí. Simplemente dirígete allí fuera. Hacia las estrellas.....

El Explorador del Lado Luminoso entra en el hiperespacio.



***



Narrador: Es la era de los Jedi. 4.000 años antes del nacimiento de Luke Skywalker, los Caballeros Jedi eran los guardianes de la paz y la justicia en la Antigua República. Pero una amenaza a la paz y la justicia se ha alzado en el mundo salvaje de Onderon. Tres jóvenes caballeros Jedi Ulic Qel-Droma, su hermano Cay, y su compañero Tott Doneetafueron enviados a Onderon para prevenir una guerra, y descubrieron que la ciudad de Iziz había caído bajo el control de fieles adoradores de Freedon Nadd, un guerrero del Lado Oscuro que llevaba largo tiempo muerto.
Ahora, los Jedi luchan para defenderse de las fuerzas del Lado Oscuro.
Mientras tanto, Nomi Sunrider, llorando todavía a su marido asesinado, ha viajado al planeta desértico de Ambria, para encontrar el misterioso Maestro Jedi Thon... sin saber que es seguida por el gángster Bogga el Hutt. Desconoce igualmente que los eventos que siguen la conducirán al peligro... a Ulic Qel-Droma... y a un enfrentamiento con los poderes del Lado Oscuro...



Explorador del Lado Luminoso — Cabina

Se oyen, provenientes del exterior, las ásperas ráfagas de viento del desierto.

Nomi: Es… es un páramo.
Tresdé: Ama Nomi, seguramente no estará pensando en salir a ese..... ¡ese desierto! Quizá estaba equivocada.
Nomi: No... no. El Maestro Thon está aquí. La Fuerza me ha guiado. ¿Pero por qué aquí? ¿Por qué en este lugar desolado? Ese viento es tan extraño... mezclado con miedo y esperanza.
Tresdé: Este mundo está tan desolado, Ama Nomi. ¿Puede semejante mundo tan triste ser la morada de un gran Maestro Jedi?
Nomi: (No ha estado escuchando) ¿Hmm? Bueno... averigüémoslo. Vamos, Vima. Arriba.

Vima suelta unas risitas mientras Nomi le aúpa a su espalda.

Tresdé: Ama, si viajo con ustedes por ese seco páramo, mis juntas se atascarán. (Con aire fúnebre) Tendrá que abandonarme a la corrosión y los depredadores comedores de metal... un destino terrible para un droide....
Nomi: Sí. Quédate cuidando de la nave, Tresdé. Regresaré pronto. Le daré el regalo de Andur al Maestro Thon, y luego volveremos a nuestro planeta.



Restaurante de Iziz

La ciudad ha vuelto a su rutina habitual.

Ulic: No acabo de entender de qué está hablando el Maestro Arca, Cay.
Cay: ¿Qué quieres decir, Ulic?
Ulic: Bueno, hemos traído la paz a Onderon, ¿no? ¡La Reina Amanoa está muerta, la Princesa Galia se ha casado con el Jinete Salvaje Oron Kira, y los Oscuros ya no gobiernan la ciudad! ¡Ya hace semanas desde que pasó algo remotamente excitante! Entonces… ¿por qué está el Maestro Arca tan preocupado?
Cay: Ya has oído los rumores, Ulic. ¡Dicen que el Rey Ommin todavía está vivo! ¡Dicen que tiene un ejército entero de guerreros del Lado Oscuro, escondido en las catacumbas bajo la ciudad! Dicen…
Ulic: “Dicen, dicen, dicen, dicen”... ¿¡¿quién lo dice?!? ¡Además, si surge cualquier problema, hay cuatro Jedi aquí! ¡Podemos ocuparnos de cualquier cosa!
Cay: ¡No seas demasiado confiado, hermano! ¡El Lado Oscuro gobernó esta ciudad durante 400 años! El Lado Oscuro…

Cay mueve su nuevo brazo droide para reforzar sus palabras.

Cay: ...bueno, el Lado Oscuro es más fuerte de lo que pensamos.
Ulic: (Sombrío) Cay, tu brazo... t... te has adaptado tan bien a él que yo... casi lo había olvidado. Yo... lo siento. (Suspiro) Pero… me gustaría que pasase algo interesante...

Recién había comenzado a abrir su bocaza, cuando una gran explosión retumba en el aire. La gente grita en el exterior. Una sirena comienza a sonar en la ciudad.

Ulic: ¿Qué fue eso?
Cay: ¡Creo que era tu deseo, que se hace realidad! ¡¡¡El Palacio ha explotado!!!
Ulic: ¿¡¿El Palacio?!? ¡¡Tott Doneeta está allí!! ¡¡¡Vamos!!!



Exterior de Ambria

El gemido del viento desértico continúa. Se oyen los pasos Nomi al cruzar el paisaje.

Nomi: (Hablando desde un instante posterior a esta escena) Habíamos perdido de vista la nave. Mi hija y yo estábamos solas en el desierto. Yo sentía que mi antigua vida comenzaba a cerrarse detrás de mí como una gran puerta de hierro.

Vima: ¿Mamá, aún no hemos llegado?
Nomi: (Suspiro) Ya no queda mucho, pequeña gema... (Suspiro) Espero.
Vima: Mamá, estoy sedienta.
Nomi: Bien, (gruñidos) entonces... estás de suerte, pequeña. Hay un lago justo ahí delante.

El lago parece estar siseando con vapor.

Nomi: (Hablando de nuevo desde el futuro) Pero el lago estaba sucio, hirviendo y burbujeando.

Vima: Creo que ya no tengo sed.
Nomi: No te culpo, Vima. ¡Ese agua está hirviendo! ¡Siseando!

Nomi: (Desde el futuro) Y entonces oí las voces.

Murmullos: (Las voces del Lado Oscuro que oímos antes atormentando a Oron) Retrocede, Nomi Sunrider. Retrocede. Vuelve a las penas que dejas detrás. Las penas que te esperan delante son demasiado profundas. El terror que te espera delante es demasiado fuerte. El dolor que encontrarás es demasiado grande.
Nomi: Voces... en el vapor. En el lago...
Vima: ¿Voces, Mamá?
Murmullos: Retrocede, Nomi Sunrider. Retrocede.
Nomi: Retroceder... qu... quizá debamos retroceder, pequeña gema.
Otra voz: (Profunda, áspera) No.
Nomi: ¿Qué?
Voz: El poder del Lado Oscuro reside en ese lago, Nomi Sunrider. No lo escuches.
Vima: ¡Ahora yo oigo una voz, Mamá! ¡Una voz maravillosa!
Voz: Ven a mí, Nomi Sunrider. Yo te espero.

Se oye el lejano lamento de... algo.

Nomi: (Pega un salto, sorprendida) ¿Qué es eso? ¿Un cuerno? ¿En este desierto? Este calor debe estar afectándome.

Nomi: (Desde el futuro) Por un momento, titubeé, deseando poder retroceder... volar de vuelta a mi antiguo hogar, mi antigua vida. Pero Vima también había oído esa segunda voz. Era misteriosa, irresistible. Así que seguimos caminando, y sentí cómo dejaba atrás las puertas del pasado, completamente cerradas.

El cuerno suena de nuevo.

Nomi: (Desde el futuro) El viento se unió con el sonido de la llamada del cuerno. Y después de otra hora o dos, vimos una manada de bestias extrañas, como ganado, contestando el cuerno con extraños gritos y lamentos.

¡¡Hey, es una estampida!!

Nomi: (Desde el futuro) Y de repente se fueron galopando. Y oí la misma voz interna diciéndome que continuara... continuara... mientras mi pasado se desvanecía como un espejismo, y marché a través del polvo y la niebla hacia un futuro incierto, indefinido... hasta que el futuro tomó, finalmente, forma.
Exterior de la casa del Maestro Thon

El bramido de las bestias del desierto tiene aquí su origen.


Vima: ¡Mira, Mamá! ¡Una casa! Y allí están todas esas criaturas que oímos. Y hay un... un hombre amarillo, montando un... gran... gran... ¿qué es eso, Mamá?
Nomi: No lo sé, pequeña gema. Pero estamos a punto de averiguarlo.

Nomi: (Desde el futuro) Supe en seguida que el hombre que montaba esa bestia extraña era un Jedi.

La bestia que el hombre está montando resopla.

Hombre amarillo: Noté tu miedo a través de la Fuerza. No tengas miedo.

Nomi: (Desde el futuro) Cuando el jinete habló, yo sentí que algo se abría en mi corazón. Una cierta luminosidad... esperanza.

Nomi3: Y así es como te encontré.
Hombre amarillo: Entra en la casa. Tengo comida para ti y la niña.
Nomi: Gracias.
Hombre amarillo: Has venido de lejos, y en un extraño viaje, Nomi Sunrider. Estoy encantado de poder ayudarte.



Interior del Palacio Real de Iziz... o, mejor dicho, de las ruinas del Palacio Real de Iziz

El rugido de un incendio apenas deja oír la sirena. Los cristales estallan.

Tott: (Tose) Ayuda... que alguien... me ayude... (Gruñidos) Este pilar... me ha caído en el pecho... no puedo respirar... no puedo gritar...
Ulic: (Desde lejos, acercándose) ¿Hola? ¿Hay alguien ahí?
Cay: ¿¿Hola?? ¡¡Este lugar está a punto de derrumbarse!!
Tott: Ulic... (tose de nuevo) Cay... Estoy aquí.
Cay: ¡¡Hola!! Hol...¡¡¡Tott!!! ¡¡¡¡Ulic!!!! ¡¡¡He encontrado a Tott Doneeta!!!
Ulic: ¿Dónde estáis? ¡¡No puedo ver con todo este humo!!
Cay: ¡¡Aquí!! ¡Aguanta, Tott, te sacaremos de allí!
Ulic: Cay, tengo m... ¡¡Tott!! ¿Está...?
Tott: Estoy vivo, pero este pilar pesa una tonelada. Estoy usando todo mi poder en la Fuerza para impedir que me aplaste.
Ulic: ¿Qué pasó, Tott?
Tott: Los Oscuros atacaron el Palacio. Ellos lo hicieron estallar...
Cay: Y el fuego nos está rodeando. Tenemos que sacarle, Ulic. Quizá mi brazo mecánico pueda...

Usa su brazo para intentar alzar el pilar.

Cay: (Gruñendo) ¡¡No funciona!!
Ulic: Es demasiado pesado para ti, Cay.
Tott: Deprisa…
Cay: ¡¡Quizá podamos cortarlo con nuestros sables de luz!!
Ulic: ¡¡No!! ¡¡Cortaríamos por la mitad a Tott también!! ¡Tenemos que alzarlo usando la Fuerza!

Los dos Jedi concentran la Fuerza en el pilar...

Ulic: Concéntrate, Cay…
Cay: (Tosiendo) ¡Es difícil enfocar la Fuerza, Ulic! (Tosiendo más fuerte) Este humo... ¡este calor, como un horno!
Ulic: ¡¡¡¡Inténtalo!!!!

El pilar se mueve...

Cay: ¡¡¡Lo estamos logrando!!! ¡¡¡Lo hicimos!!!
Ulic: ¡¡Vamos, Tott, yo te ayudaré!!
Cay: ¡Démonos prisa, Ulic! Este lugar está a punto de...

¡¡¡¡¡Ccccrrrasssshhhh!!!!!



Explorador del Lado Luminoso — Cabina

La computadora emite un pitido de alerta.

Tresdé: Qué extraño. Hay una nave aproximándose al Explorador del Lado Luminoso. No pensé que encontraría a alguien en este desierto. ¿Computadora?
Computadora: Computadora activada.
Tresdé: Identifica a la nave que se aproxima, por favor.
Computadora: Identificación no disponible. La nave que se aproxima no está transmitiendo ningún código del teletranspondedor.
Tresdé: Vaya, qué raro. Quizás han tenido problemas técnicos y se han detenido para pedir ayuda. Emm..., ¿qué información está disponible, Computadora?
Computadora: La nave se aproxima a una velocidad de tres partes de tiempo estándar.
Tresdé: ¿¡¿Tres partes de tiempo?!? ¡Ésa es una velocidad temeraria para un viaje planetario!
Computadora: La maniobra y el ángulo de descenso coinciden con un perfil de ataque.
Tresdé: (Aterrorizado) ¿¡¿Ataque?!? ¡¡¡¡Oh, cielos!!!!
Computadora: El diseño y las marcas de la nave coinciden con la nave insignia del gángster conocido como...

Una explosión abre un agujero en la escotilla de la nave.

Gudb: ¡¡¡Abran paso a Bogga el Hutt!!!
Tresdé: ¡Oh, cielos!! ¡¡Mire lo que ha hecho a la puerta de esta nave!!
Gudb: ¡¡Eso no es nada comparado al agujero que haré en ti si no te quedas congelado como un cubito de hielo en Hoth!! Bueno, jefe, todo despejado.

Bogga está en una plataforma repulsora.

Bogga: ¡¡Ne mafuttaaaa!! ¡¡Date prisa, Gudb!! ¡¡¡¡Quiero mis cristales de Adegan!!!!
Gudb: Bien, muchachos, ya oísteis al jefe. ¡¡Empezad a buscar!!
Tresdé: Esperen un instante. No pueden irrumpir así en...
Gudb: ¡¡¡Ya te advertí!!!

Gudb dispara el bláster contra Tresdé, y luego sopla el extremo del cañón al acabar con las protestas del droide.

Gudb: Esto para el droide.
Bogga: ¡¡¡¡Los cristales, Gudb!!!!
Gudb: ¡Bien, muchachos, abramos esta nave como una lata de mollejas de Nerf! ¡¡Si esos cristales de Adegan están a bordo, los encontraremos!!



Interior de la casa del Maestro Thon — Noche

Un fuego está calentando la casa. Se oye el retumbar de las bestias en la distancia.

Hombre amarillo: Quiero oír el resto de tu historia, Nomi Sunrider. Pero primero, déjame terminar estos quehaceres.
Nomi: Esta gran criatura... ¿duerme dentro contigo?
Hombre amarillo: ¡Claro, por supuesto que sí! No... no sabes...
Nomi: Nunca había visto una criatura tan asombrosa en toda mi vida.
Hombre amarillo: Sí. Él es muy asombroso.

¿Eh? ¿No acaba de reírse la bestia?

Hombre amarillo: Bien, entonces... Me estabas contando la muerte de tu marido. ¿Qué pasó luego?
Nomi: Uno de ellos tenía una mascota venenosa. Atacó a Andur por detrás. Antes de que yo supiera lo que estaba pasando, mi marido... estaba muerto. No lo entiendo. Siempre fue tan fuerte. Él me contó que la Fuerza protege a un Jedi.
Hombre amarillo: La protección de la Fuerza es una cuestión de atención.

La criatura emite una especie de mugido... ¿mostrando su acuerdo?

Hombre amarillo: Un Jedi puede ser vencido si su atención es arrastrada lejos de su atacante. Durante siglos, algunos oponentes de los Jedi han aprendido a aprovecharse de esta vulnerabilidad. ¿Qué pasó luego, señora?
Nomi: Algo se apoderó de mí... Yo... creí ver a Andur, rodeado de luz. Sentí una gran fuerza. Recogí su sable de luz, y yo... maté a dos de los asesinos. Después, no quedaba otra cosa que hacer sino obedecer la orden de Andur. Permitir que la Fuerza me guiase... hasta aquí.
Hombre amarillo: ¿Y por qué estás aquí?
Nomi: Yo... estoy buscando a alguien. Se suponía que mi marido iba a encontrarse con él. Un Jedi.
Hombre amarillo: Yo soy un Jedi. Pero…
Nomi: (Abre la boca, sorprendida y feliz) ¡Entonces eres el que estoy buscando! ¡¡Eres el Maestro Thon!!
Hombre amarillo: Bueno, no. Eh...
Nomi: Debo darte sus regalos. Él dijo que estarías agradecido de recibirlos. Los tengo aquí.

Saca la caja de cristales y la abre.

Nomi: Cristales de Adegan. Andur dijo que sirven para hacer los mejores sables de luz.

Se oye el bramido de una bestia de fuera de la casa.

Hombre amarillo: Escucha.

Algunos bramidos más. Hay gente fuera, gritando.

Hombre amarillo: Algo está atacando a mi rebaño de bestias Staga. Alguien con malas intenciones está en el cercado...
Nomi: Eso... parece una Barcaza Hutt. ¡Y tu cercado está invadido por sus tripulantes!



Exterior de la casa del Maestro Thon

Los secuaces de Bogga se ríen mientras matan a las bestias del rebaño.

Gudb: ¡Eh, Nikto! ¡¡Este animal aún no está muerto!!
Nikto: (¿Todavía está vivo? ¿Nomi no lo había partido en dos...?) Oh. Lo siento, Gudb.

Nikto dispara con su bláster a la cabeza de la bestia.

Bogga: ¡¡¡Na cha kula!!! ¡Date prisa, Gudb!! ¡¡¡Esta noche tendremos un banquete de carne de Staga!!!
Gudb: ¡Ya oísteis a Bogga el Hutt! Vamos, muchachos, carguemos la cena cargada en la plataforma repulsora y...
Hombre amarillo: ¡¡¡Gusano Hutt!!!
Gudb: (Poniendo los ojos en blanco) Oh, muchacho.
Hombre amarillo: ¿¡¿No tienes suficiente con vuestras riquezas mal ganadas?!? ¿¿Tienes que robar también mi rebaño??
Gudb: ¿Y tú quién eres, amigo?

Se oye un CHASQUIDO seguido de un SISEO...

Gudb: ¡Oh, genial! ¡¡¡Otro Jedi!!!
Weequay: ¡¡Chu Sko, Kulta Jedi!!
Hombre amarillo: No cuentes con ello.
Bogga: ¡¡¡Gudb!!! ¡¡¡Acaba con él!!!

Fuego bláster.

Gudb: ¡¡Ya oísteis al jefe, muchachos!!
Hombre amarillo: Tu bláster no te ayudará contra mí.
Nikto: ¡No podemos detenerle, Gudb!
Gudb: ¡¿Crees que no lo veo?! ¡¡Sigue disparando!!
Hombre amarillo: Tu puntería es peor que tus modales. Será mejor que guardéis vuestros blásters y...

El hombre amarillo es noqueado de un golpe en la nuca.

Gudb: ¡Buen trabajo, Nikto! ¡Con todos estos disparos bláster volando...



Interior de la casa del Maestro Thon

Gudb: (Desde fuera) ...la última cosa que este Jedi esperaba era que le tumbaran de un puñetazo!
Nomi: Van a matarle... igual que mataron a Andur...

La criatura gruñe realmente fuerte.

Nomi: ¿Espera, adonde vas? Por lo menos déjame ayudarte con la...

La puerta se abre y se cierra por sí misma.

Nomi: ...puerta.



Exterior de la casa del Maestro Thon

Bogga: ¡¡Acaba con ese Jedi, Gudb!! ¡¡¡Pronto tendré esos preciosos cristales!!!

El hombre amarillo gime.

Gudb: Lo conseguiste, jefe. ¡¡Dondequiera que los asesinos se reúnan para beber, seré conocido como "Gudb, el Asesino de Jedi"!!

La bestia irrumpe en estampida en el grupo. Gruñendo.

Weequay: ¡Ne de chaza...!
Nikto: ¿Qué galaxias es eso??
Gudb: ¡¡Oh, tío!! ¡Sabía que debí traer a Skritch conmigo!

La bestia, gruñendo, embiste a los asesinos, lanzándolos a los lados. Los matones van volando por todas partes, aullando de dolor.

Gudb: ¡¡Disparadle!! ¡¡¡Que alguien le dispare!!!
Nikto: Yo… ¡le tengo!

Nikto dispara a la bestia. El tiro rebota en la criatura. Puede oírse un zumbido...

Gudb: ¿¡¿Vamos, Nikto, no puedes apuntar bien a esa cosa?!?

Otro tiro desviado. Y otro. Y otro...

Nikto: ¡¡Le estoy dando, le estoy dando!! ¡Pero mis tiros simplemente le rebotan! ¡¡Y está comenzando brillar!!
Gudb: ¡¡No puede ser real!! ¡¡Esa bestia está emitiendo algún tipo de campo de fuerza!!
Bogga: ¡¡Vuta ya J'di!! ¡¡Volved a la nave!! ¡Éste no es un poder contra el que podamos luchar!! ¡¡Rápido!! ¡¡¡¡Rápidoooo!!!!

La Barcaza emprende el vuelo.

Gudb: ¡¡¡Eh, esperadmeeee!!!

La Barcaza (y Gudb) se alejan. La bestia murmulla satisfecha.
El hombre amarillo gime de nuevo

Nomi: Estás...
Hombre amarillo: Estoy... estoy bien, Nomi Sunrider.
Criatura: Ngruth dle pesh ntla.
Hombre amarillo: Gracias, Maestro. Has demostrado una vez más que un sable de luz no es el único camino para ganar una lucha.
Criatura: (Acercándose trotando al hombre amarillo) Hrrmmmth prey p'k'la gruum.
Nomi: ¿Maestro? ¿Por qué llamas Maestro a esta criatura?
Hombre amarillo: Porque él es mi maestro. Mi nombre es Oss Wilum. Ése es el Maestro Thon. Un Jedi muy avanzado.
Nomi: ¿Esa criatura? Pero ibas montado sobre él... Quiero decir, pensaba...
Oss: No soy yo, sino él quién será tu maestro en los caminos de la Fuerza, Nomi Sunrider.
Thon: Nnarruum.


Exterior de las ruinas del Palacio Real de Iziz

Las alarmas todavía están sonando en el exterior de los restos del Palacio. Un grupo de personas murmulla alrededor de los héroes.

Arca: Hay incendios por toda la ciudad, Ulic.
Ulic: Son los Oscuros, Maestro Arca. Han creado un ejército de guerrillas. ¡¡Aparecen como por arte de magia!!
Cay: Sí. Magia Sith.
Ulic: ¡Atacan a quien quiera que encuentren, y luego desaparecen!
Arca: Es el Rey Ommin. Él está aquí, en alguna parte... utilizando el poder oscuro de Freedon Nadd que sentí antes.
Ulic: Hemos investigado las catacumbas bajo la ciudad. Pero allí abajo es todo como un laberinto.
Arca: Debemos seguir intentándolo, Ulic. El destino de Onderon quizá el destino de este sistema estelar depende de nosotros.


Exterior de Ambria

Se oye el viento.

Nomi: (Hablando desde el futuro) Han pasado tantas cosas desde que llegué aquí, a Ambria. Pensé que mi entrenamiento Jedi entrenando empezaría, pero... he sido ignorada. Abandonada a mi suerte.

Vima suelta una risitas.

Nomi: (Desde el futuro) He pasado la mayoría de mi tiempo con la pequeña Vima. Le gusta jugar con los pequeños lagartos que habitan el terreno salvaje alrededor del cercado.

Los pequeños lagartos ("Neeks") sisean y zumban.

Vima: (Risas) ¡Mira, Mamá! ¡Los Neeks están bailando!
Nomi: Ten cuidado, pequeña gema. Esos Neeks tienen los dientes muy afilados.
Vima: Está bien, Mamá. ¡Cuando se acercan demasiado, les espanto para que se vayan! ¡Así!

Se oye el zumbido de la Fuerza... suave y apagado, pero está ahí.

Nomi: (Desde el futuro) La Fuerza ya se había despertado en mi hija. Puede usarla para protegerse de los dientes afilados de los Neeks. No debía sorprenderme. Ella era la hija de un... bueno, de dos Jedi.

Vima: ¡Vamos, Mamá, persigámoslos!

Nomi: (Desde el futuro) Yo le había advertido para que se apartase de ese lago humeante, así como Oss Wilum me había advertido a mí. Él dijo que el Lado Oscuro mora allí, en el lago al que llaman "el Lago Natth," hecho prisionero por el poder del Maestro Thon. Pero... los niños siempre serán niños.

Nomi: ¡Vima, déjales ir! ¡Apártate de allí, Vima!

Se oye el siseo del lago conforme Vima se acerca demasiado...

Vima: ¡Ja, ja! ¡Ya os tengo, pequeños Neeks!

Nomi: (Desde el futuro) Pero yo no le había hablado de... las criaturas. No quería asustarla. Oss Wilum me había contado que las criaturas del lago del Lado Oscuro habían empezado a mutar...

Los Neeks empiezan a graznar de miedo.

Vima: ¿Qué anda mal, pequeños Neeks?

Nomi: (Desde el futuro) ...convirtiéndose en criaturas del mal...
El infernal rugido de un reptil hiperdesarrollado llena el aire. Un segundo rugido se une al primero.

Vima: (Gritando) ¡¡¡¡¡Mamáaaaa!!!!!

Nomi: (Desde el futuro) Fue terrible. Pensaba que había dejado mis dragones tras de mí... pero otros dos nuevos surgieron del agua, yo... estaba demasiado lejos, no podría alcanzarla a tiempo...

Nomi: ¡¡¡Vima!!!
Vima: ¡Mamá!!! ¡¿¡¿Qué son estas cosas?!?!

Nomi: (Desde el futuro) ¡Y entonces, algo salió de mí!! La Fuerza, supongo. Bueno, estoy segura de ello. Creé una imagen en mi cabeza. ¡¡En mi mente, los dos dragones dejaron de arrastrarse hacia Vima y empezaron a luchar entre ellos!! Y antes de que pudiera darme cuenta...

Los dos dragones Oscuros empiezan a lanzarse dentelladas entre ellos..

Nomi: (Desde el futuro) ...¡¡mi imagen se volvió realidad!! ¡Los dos dragones comenzaron a luchar, como si yo les hubiera forzado a hacerlo!

Vima: ¡Oh, Mamá!
Nomi: ¡¡Ven conmigo, Vima!! ¡¡Ahora!!



Exterior de la casa del Maestro Thon

El viento continúa soplando.

Nomi4: ...y escapamos. Yo vine directa a la casa.

Thon murmura pensativamente.

Nomi: Pensé que debía contarle lo que pasó, Maestro Thon. No sé por qué. Nunca habla conmigo. Nunca hace nada más que ese gruñido...
Thon: mmmMMMMMMMSSSSssssiento mucha tristeza y dolor en tu corazón, Nomi Sunrider.
Nomi: (Atónita) Pero... ¿¿¿habla???
Thon: (Reconocemos la voz como la oída por Nomi en la otra ocasión, junto al lago) Por supuesto que hablo. Siempre, con palabras y de otras formas. En la Fuerza, cada momento es una frase.
Nomi: Pero… ¿por qué ha estado ignorándome? ¿¿Por qué ha esperado tanto??
Thon: He esperado por ti, hija mía. Mis palabras no han cambiado, pero ahora tienes orejas para oírme. Hoy, en el lago, abriste a tu mente a la Fuerza. Tú instintivamente has usado una de nuestras herramientas más poderosas... la Meditación en Combate Jedi.


Nomi: ¿“Meditación en Combate”? Entonces… ¡soy una Jedi!
Thon: Has empezado el largo viaje. Espero que no sea demasiado tarde.
Nomi: ¿“Demasiado tarde”?
Thon: Los acontecimientos avanzan rápidamente. Acontecimientos que te conducirán a ti, y a otros que ya están luchando, a la batalla más grande conocida. Entre el Lado Luminoso... y la oscuridad. Debo prepararte. ¡¡Tu entrenamiento debe empezar ahora!!