.

.

search google

.

.

¡Gana Dinero con MePagan.com!

lunes, 18 de abril de 2011

Oscar Alfaro, príncipe de la poesía para niños -- LA MADRE LEJANA


.




LA MADRE LEJANA
Rolito despertaba cada día y miraba el retrato de su madre, colgado de la pared.
Los ojos del retrato estaban posados sobre él con dulzura y melancolía. Durante toda la
noche lo habían estado contemplando mientras dormía. ¡Qué ojos más tiernos y dolorosos
tenía su madre lejana!
La verdad es que él nunca la había conocido. Desde muy pequeño le enseñaban el
retrato y le decían:
—Hijito, aquí tienes a tu madre.
¿Su madre? Si no era más que un cartón que él se empeñaba en llevar a la boca,
como todo lo que le daban.
—Pobrecito, quiere besar a su madre...
Más tarde recién distinguió los perfiles del retrato y sobre todo aquellos ojos
tristísimos que parecían mirarlo eternamente. Pero, en realidad, ¿dónde estaría su madre?...
Nadie le daba una idea concreta y él comenzó a sospechar que no la tenía. Entonces se
volvía hacia el retrato y se lo preguntaba.
El rostro de su madre se animaba, sus ojos derramaban ternura y hasta parecían
humedecerse. ¿Qué era aquello? ¿Simple impresión del chiquillo? Sólo él notaba los
cambios del retrato.
En las mañanitas saludaba a la imagen como si fuera una persona viva.
—Buenos días, mamá.
Y creía adivinar una respuesta en aquellos labios sin calor. Algunas mañanas
encontraba a su madre enormemente triste y otras, la hallaba bañada de una dulce
felicidad. En realidad, el retrato era un simple reflejo del alma del niño.
Apenas se dirigía a la puerta, aquellos ojos iban tras él. Tomaba el desayuno, regresaba
y los ojos de la madre estaban clavados en la puerta, esperando su regreso.
Una tarde, Rolito entró hecho un mar de lágrimas. La familia que hasta entonces lo
había tenido a su cargo, se iba y... lo dejaban solo. Sollozó largo rato, tirado en su cama.
Todo el dolor de la orfandad se le presentaba de golpe. Levantó los ojos, arrasados de
lágrimas, hacia su madre. ¡Ah, qué expresión la del retrato! Si parecía llorar junto con el
hijo abandonado.
Rolito se quedó en la casa todavía una semana. Estaba solo, completamente solo. Todo
se lo habían llevado, menos el retrato. A la siguiente semana llegó la nueva familia que
ocuparía la casa y Rolito tuvo que salir, con el retrato bajo el brazo.
Caminó toda la mañana, toda la tarde, toda la noche... Por fin al amanecer se
durmió en una plaza, pero al despertar... el retrato había desaparecido.
—¡Me han quitado a mi madre!... —gritó, sintiendo que el alma se le hacía
pedazos—. ¡Mi madre!...-Y corría de un lado para otro.
La gente se agolpó a su alrededor, pero nadie lo entendía.
Miraba a todos los rostros queriendo descubrir al ladrón, pero esto era imposible.
Escapó entonces calle abajo, derramando alaridos, como un perro azotado.
Al amanecer del siguiente día, lo hallaron tirado al final de la ciudad. Ardía en fiebre
y extendía las manos a todo el que pasaba por su lado, gritando con la fuerza del delirio:
—¡Devuélvame el retrato! ¡Devuélvamelo usted!...
Lo condujeron al hospital y allí continuó delirando.
—¡El retrato! ¡Mi madre!... —Y no sabía decir otra cosa.
Cuando volvió en sí, sus ojos buscaron con desesperación la imagen desaparecida y, al
no encontrarla, saltó de nuevo y corrió por la sala como un demente. Tomó el camino de la
calle, pero los enfermeros lo detuvieron en la reja. Otra vez ardía en fiebre y lo llevaron de
nuevo a la cama.
Estuvo en el hospital cerca de un mes. Una tarde un viejo mendigo se presentó
queriendo verlo.
—Mis hijos llevaron esto a la casa. Gran trabajo he pasado buscando al dueño —dijo
el limosnero. ¡Era el retrato!
Rolito estaba inconsciente, pero los médicos
recibieron el retrato y lo colgaron a la cabecera del
catre. El niño despertó al otro día y vio el rostro
de su madre bañado de dulzura, mirándolo como
siempre.
—¡Ha vuelto mi madre!... —Y su júbilo no
tuvo límites. Se abrazó del retrato, lo bañó de
lágrimas y no hubo poder humano capaz de
quitárselo. En ese instante apareció el médico y le dijo:
—Ya encontraste tu salvación. Ahora tu madre guiará tus pasos. Por ella tienes que
luchar y triunfar en la vida.
Esto sucedió hace muchos años. Ahora Rolito es un famoso médico del mismo
hospital. Y en la sala, frente a él, sonríe todavía el retrato lejano de su madre.